con PABLO UND DESTRUKTION

Aparte de mi propia ciudad, mi vida musical parece abocada a interactuar con individuos de dos lugares específicos del planeta: Alemania y Asturias. Pablo G. Díaz, asturiano de pura cepa con pasados lazos con Alemania, donde estuvo viviendo durante un tiempo, reúne ambos requisitos, así que supongo que era inevitable que nos encontráramos.

PABLO UND DESTRUKTION es el primer proyecto en el que me involucro de forma “oficial” en el que no he tomado parte en su formación. De hecho, es el primer grupo en el que participo como side-man, músico acompañante, mercenario o como se le quiera llamar. Aunque creo mis propios arreglos, no tomo parte en la composición de las canciones, y debo confesar que, acostumbrado a tener peso compositivo en todo lo que hago, es una posición en la que me siento bastante aliviado.

Pablo me llamó un día de 2016 para preguntarme si quería participar en su próximo disco (entonces aún sin nombre) e incorporarme a su banda de directo para la gira. Nos habíamos conocido unos tres años antes en Málaga y habíamos congeniado realmente bien. A pesar de la diferencia de edad tenemos muchas afinidades filosófico-esotéricas, algo para mí muy importante a la hora de evaluar mis colaboraciones, así que cuando recibí la llamada le di el sí de inmediato.

“Predación” se grabó en el estudio de Paco Loco en el Puerto de Santa María en febrero de 2017. Por circunstancias espaciotemporales no pude ensayar previamente con el resto de la banda (todos músicos asturianos a algunos de los cuales ya conocía previamente) de modo que me presenté en el estudio un par de días después que el resto y grabé mis pistas por separado. En el momento actual estamos embarcados en la gira de presentación.

DISCOGRAFÍA:


pablo-und-destruktion-wam